Cuerpo, mente y emoción

Este verano 2014, junto a una climatología que casi anuncia el otoño, se han completado las actividades de la incipiente escuela de verano de la Facultad de Turismo de Oviedo, con sede en el auditorio de la familiar “Capilla” de San Esteban de Pravia.
Curiosamente, las dos últimas charlas, se han celebrado en una ambiente inusual, y es que la “Capilla” ha estado engalanada desde el 18 de Julio con obras artísticas de la fundación ONCE, que han dado un retoque mágico al espacio de este edificio centenario.
Realmente, las dos charlas han sabido estar a la altura del arte que allí se exhibía, resultando en comunicaciones sencillas y directas, en total sintonía con la simplicidad de las obras allí expuestas, que han llegado y de alguna manera tocado, al público asistente.

Carmen Alvarez Herrero, durante su presentación.

Carmen Alvarez Herrero, durante su presentación.

La charla impartida por M. Carmen Alvarez Herrero, especialista en Genética, nos llevó de la mano, a través de los recovecos de la genética de nuestra realidad como humanos, para llegar a entender, cómo los estímulos tanto del medio externo como del interno, influyen de distinta manera en el funcionamiento de nuestros genes. Este aspecto, descubierto recientemente por la ciencia de la Epigenética, nos brinda un abanico de posibilidades para modular nuestra biología, es decir, para elegir los instrumentos con que vamos a interpretar “la partitura” de los genes transmitidos por nuestros padres en el momento de la concepción.
Todo ello, es sinónimo de que no debemos considerarnos esclavos de nuestros genes, sino que disponemos de cierta libertad sobre el potencial que ellos nos ofrecen, para diseñar nuestra realidad. Esta realidad será más o menos placentera, dependiendo de cómo manejemos nuestros hábitos de vida, y sobre todo, nuestros pensamientos y nuestras emociones. Por tanto, aprendamos a asumir la responsabilidad de ayudar a nuestros genes para que hagan bien su trabajo y así sentirnos mas felices.

Matilde de Torres Villagrá, durante su presentación en  el auditorio Tito Fernández de San Esteban

Matilde de Torres Villagrá, durante su presentación en el auditorio Tito Fernández de San Esteban

La última charla impartida por Matilde de Torres Vilagrá, trató sobre “La base emocional de las enfermedades”, tema que como terapeuta experta en “Bioneuroemoción”, conoce en profundidad a través de su quehacer profesional. Arrancó su disertación con la idea de que el ser humano es una unidad de cuerpo, mente y emociones, que lejos de estar separados, se intercomunican entre si, para formar una continuidad, un todo. Así los contenidos mentales se acompañan de estados emocionales, y a su vez el cuerpo también los manifiesta en el nivel físico, bien como manifestaciones de salud o de enfermedad. (Este concepto enlaza con lo expuesto en la charla de Carmen Alvarez).
Otro punto crítico es conocer que, además del papel que juega nuestro mundo consciente en lo que expresa nuestro cuerpo físico, el inconsciente también juega un papel esencial, y a la vez muy sutil y enmascarado. Además, el inconsciente que guarda gran cantidad de emociones no vividas, no expresadas, trata de darles salida a través del cuerpo físico. Como consecuencia, la enfermedad surge como una señal de alarma y un intento del cuerpo para solucionar los conflictos emocionales enquistados en el inconsciente. Este concepto de enfermedad es muy distinto al que nos es familiar en nuestra cultura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s