De nuevo el mar…

Un año más, he recalado por estas costas. Esta vez, cuando agosto se despide y Playa del Garrunchoya no se puede leer en la playa a las diez de la noche. El mar está ahí, en este juego de siglos de convertir en cantos rodados las rocas del acantilado. Cada vez que me pregunto cuándo comenzó el juego, me entra un vértigo cosquilleante, porque yo todavía no era parte del mundo, seguro. Y, cuando ya no pueda venir a jugar con esas piedras pulidas en las mareas altas, seguirán en el traqueteo continuo de las maracas… Desde el misterio, espero que se escuche el mar.

Vuelvo siempre al rincón en que es imposible no preguntarse si es la luz quien se ha hecho mar o es el mar quien se hace luz en cada embestida juguetona, bordada de espuma. Te puedes quedar un buen rato simplemente mirando… ¡y viendo! Si te dejas ir en cuanto te dicen los ojos, navegarás más allá del tiempo, justo hasta cuando el aire se ponga más frío y notes en los pulmones una bruma incipiente.

Entonces regresas a los viejos muelles, por donde el río se marida con el mar… y vuelve la calma, con cualquier marea, con cualquier sol, con cualquier luna. Te sabes parte del misterio que no para de ser él mismo. Porque en ese momento, el mar sigue jugando a pulir las piedras, simplemente para que sean y estén

Juan Ignacio Vara Herrero

Anuncios

Una respuesta a “De nuevo el mar…

  1. M. Carmen Alvarez

    En verdad, los encantos del lugar invitan a repetir uno y otro verano, y asi mientras sea posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s