Archivo de la etiqueta: muros de nalón

Verano 2017 – Fin de temporada

CARMEN ALVAREZ HERRERO

Con la llegada del otoño, los “veraneantes” mas rezagados comienzan a recoger sus bártulos de playa para regresar a sus sitios de origen. Y como colofón al verano, este último fin de semana de Septiembre, se ha querido despedir con un broche tan dorado, como las hojas de los árboles que ya empiezan a amarillear.

El domingo se despertó con un sol radiante, invitándonos a aprovechar el día con un baño en el Garruncho; y allí que nos fuimos los incondicionales de esta playa, donde nos esperaba una temperatura excelente del agua, aunque el mar, que estaba movidito, no nos permitió dar la clásica vuelta a la roca. La marea estaba baja y un niño (Curro), que andaba inspeccionando las charcas entre las rocas, le llamó la atención un animalito oscuro y gelatinoso, que al parecer no es frecuente por la zona. Todos acudimos a disfrutar del hallazgo, contemplándolo y fotografiándolo desde todos los ángulos, como si de un estrella de Hollywood se tratara; al tiempo que especulábamos sobre su identidad. Al final, una bióloga (Sonia), que ya los había avistado otras veces, nos dijo que era una “liebre de mar” (Aplysia punctata para los científicos), un molusco con una concha imperceptible que se alimenta de algas.

Los mas bonito del hallazgo fue la tertulia que se improvisó en torno al molusco, y lo contentos que estábamos todos de saber que en la playa del Garruncho, aunque hayan desaparecido, en los últimos años, algas y animalitos varios, todavía nos puede sorprender con otros visitantes menos frecuentes, avisándonos de que en San Esteban tenemos un trozo de mar que se mantiene vivo, ¡PERO QUE MUY VIVO!.

Además de la experiencia tan bonita de la mañana, en la tarde del domingo, el puerto de San Esteban de Pravia fue escenario de un simpático espectáculo: “Piano du lac”, consistente en un concierto flotante, protagonizado por un grupo francés, que está haciendo una gira por la costa asturiana. El protagonista principal es un piano de cola montado sobre una plataforma flotante en movimiento. La melodía del piano iba alternando con el acompañamiento de una trompeta y las voces de una soprano y un bajo; al tiempo que una bailarina interpretaba una coreografía con arriesgadas piruetas, para mantenerse en la plataforma y no darse un chapuzón. El repertorio consistió mayormente en música melódica francesa que los asistentes aplaudieron calurosamente. A pesar de las nubes amenazantes de lluvia, asistió un numeroso público que convirtió los muros del embarcadero en verdaderas plateas de teatro. Al final de la actuación invitaron a los asistentes a arrancar notas del teclado y dos espontáneos se lanzaron a la aventura, que tuvo que ser interrumpida porque la lluvia hizo su aparición. De lo contrario, la velada musical hubiera continuado, porque los asistentes nos encontrábamos la “mar” de a gusto.

Nota: Gracias a Marta y a “Poldo” por haber compartido sus fotos con nosotros.

 

Anuncios

La senda costera y el Camino de Santiago

M. Carmen Álvarez Herrero.

Los que nos movemos por el entorno del bajo Nalón, sin duda nos han llamado la atención indicadores muy vistosos, señalando por donde deben ir los peregrinos del Camino de Santiago. Y es que la ruta del Norte, que arranca de Irún y termina en Santiago de Compostela, también pasa por nuestro concejo de Muros.
Para infortunio de los caminantes, la versión “oficial” del tramo desde Soto del Barco al Pitu, y que atraviesa el pueblo de Muros de Nalón, discurre mayoritariamente por la carretera nacional N-631. Este hecho, para los que hemos vivido la maravillosa experiencia de hacer a pie el “camino”, no resulta gratificante, ya que pisar asfalto adornado con el ruido del tráfico, resulta bastante desagradable además de peligroso. Así el caminante va buscando sendas de tierra o hierba, donde al pisar, los pies brincan de pura alegría, como si de una moqueta se tratara. Por tanto, los tramos del camino que se mantienen por las antiguas sendas, son bienvenidos, aunque por desgracia cada vez son menos frecuentes al haber sido invadidos por las nuevas carreteras.
Sin embargo, para la etapa que nos ocupa, que pasa por Muros de Nalón, existe una buena alternativa para evitar la carretera, que es desviarse hacia San Esteban de Pravia y tomar desde ahí la “senda costera” que discurre desde la playa del Garruncho hasta la del Aguilar, que por cierto, esta maravillosamente acondicionada. Esta senda, que probablemente no se concibió para hacer mas liviana y atractiva la ruta Norte del “camino”, lo ha conseguido sin quererlo. Asciende en su tramo inicial por una escalinata hasta coronar la ermita del Espíritu Santo, y en los poco más de 4 Kms restantes, solo hay que dejarse llevar por los indicadores y por la belleza de sus rincones y miradores, que se asoman al mar. La belleza de esta senda consigue envolver a sus transeúntes en una atmósfera mágica difícil de describir, siendo por tanto un buen regalo para los que van cargados con sus mochilas y muchos kilómetros acumulados en sus recias botas.
Por fortuna, he constatado en este verano del 2015, que muchos peregrinos habían abandonado el camino oficial y optado por este paraíso del caminante. La foto, que acompaña este escrito, recoge el tendal que con sus bastones, había improvisado ingeniosamente una peregrina alemana en la playa del Aguilar. Mientras su ropa se secaba, ella jugaba con las olas y con los rayos del sol de aquella mañana luminosa del día de la “Santina”.

ropa de peregrino

Playa del Garruncho

 

playa del garruncho

Una tarde de los primeros días de Septiembre cuando la trayectoria del sol va marcando el anuncio del otoño, se me antojó apostarme con mi cámara de fotos en los escalones de acceso a la playa del Garruncho en San Esteban de Pravia, Muros de Nalón. Encontré al mar en marea alta, rugiente y malhumorado, aunque no demasiado; justo lo suficiente para ofrecer un espectáculo bellísimo, pero en ningún momento amenazante para quien intentaba refrescar su cara con las partículas diminutas que se desprenden al romper las olas.
La experiencia me cautivó y allí me mantuve durante mas de una hora, intentando entender el misterio de esta playa, o pedregal, y de ese embrujo que atrae a propios y extraños. Fruto de más de un centenar de fotos que disparé, he elegido esta muestra, donde se ilustra el cambio de luz del atardecer, de un plateado tímido a un dorado fulgurante.
El Garruncho espera cada año a los visitantes de verano, y a veces, como este año, mostrándonos una nueva cara, fruto de las batallas que ha tenido que lidiar con los temporales. ¡Hasta el verano próximo y que tengas buen invierno!

Playa del garruncho

 

Tan lejos, tan cerca…

Continuando con la programación del cine de verano, el viernes 29 de agosto (2014) le tocó el turno a la película “El guateque” protagonizada por Peter Sellers y dirigida por Blake Edwars, rodada en 1968 y considerada como una comedia de referencia en la historia del cine.

La película, como siempre, mantuvo la risa de los espectadores y nos integra en unos enredos inocentes y exagerados que cumplen su cometido a la perfección, distracción, risa y muy buen hacer cinematográfico.

Victor ManuelPreviamente y gracias al buen hacer de las personas responsables del Club Náutico y Xuan Cándano, tuvimos la fortuna de disfrutar de la presentación del programa de televisión española,”Tan lejos, tan cerca”., dirigido por Pedro Olea en 1972 y protagonizado por Víctor Manuel y Enriqueta Carballeira. El programa tiene como hilo conductor las canciones de Víctor Manuel, testimonio de toda una época.

Aparte de las vicisitudes para conseguir el programa, desgranadas por el presentador y cronista oficial de Cuideiru, Juan Luis Álvarez del Busto, la presentación del programa-documental pretendió ser un homenaje a Víctor Manuel en sus cincuenta años de carrera.

Pero lo mas importante es que éste programa realizado en 1972, se convierte en un documental grafico del pasado esplendor industrial de San Esteban con sus montañas de carbón y su febril actividad, la importancia del ferrocarril, así como de la actividad marinera de Cuideiru.

Fue un placer también ver a las personas en su juventud, perfectamente reconocibles en los extras; gente de Cuideiru, Muros y San Esteban dando vida a las canciones de Victor Manuel, tan entrañables como, La Romeria, Paxarinos, Madre Coraje o El Abuelo Victor…

Para quienes vivimos aquella época sentimos la nostalgia de aquellos tiempos de incertidumbre, ilusión y juventud.
Reconocemos la realidad social asturiana de aquellos años: carbón, trabajo, mar, campo, emigración, gente con su dignidad intacta, a pesar de las dificultades. Viéndolo desde lejos podemos entregarnos a las emociones y sentimientos que destapa.

“Tan lejos, tan cerca” es un programa documental testimonio de tiempos que nunca volverán y que nos pertenecen.

El cambio climático y la costa asturiana

José Manuel Rico OrdásEse es el tema de la primera jornada, de las programadas por la Facultad de Turismo de Oviedo en San Esteban de Pravia. El comienzo de actividades no pudo resultar mas gratificante, siendo un inmejorable augurio de lo que vendrá a continuación en esta escuela de verano.
El ponente, José Manuel Rico de la Universidad de Oviedo, dio a los asistentes una visión certera de cómo la ciencia evalúa el cambio climático, como un síntoma más del “cambio global” en el que está sumido nuestro planeta, y que es debido a la desmesurada e irresponsable actividad humana. A continuación centró el tema en cómo este fenómeno esta afectando a la costa asturiana, y más concretamente al estuario del Rio Nalón, donde nos encontramos, como enclave de un extraordinario valor medioambiental. El dominio del ponente sobre el tema y sus habilidades comunicadoras de docente universitario, culminaron en una exposición muy clara y amena para los asistentes.Playa de El Garruncho
Al final de la charla nos trasladamos a la playa del Garruncho, donde la marea baja nos descubría sus encantos intermareales para ser disfrutados con nuestro guía. Allí el Dr. Rico se transformo de “biólogo de bata” en “biólogo de bota”, para enseñarnos “in situ” lo que había contado en su charla. Así que enfundó sus botas de agua y nos fue mostrando la gran diversidad de organismos que quedan rezagados en las charcas al retirarse la marea, desde algas a estrellas de mar, a pesar de haber desaparecido algunas especies en los últimos años. Todo un regalo para los que somos amantes del pedregal de San Esteban y una lección que aprender, para apreciar la enorme riqueza de formas vivas que viven integradas en la mágica playa “garrunchera”.

Estrella de mar

Margarita y “su jardín”

Deleitados con la música

Deleitados con la música

Esto de que la margarita haya sido utilizado en muchas culturas, como nombre de mujer, nos da pié, en este caso, a un juego de palabras y a una metáfora preciosa.

El sábado pasado, 12 de julio, descubrí que una Señora encantadora, Margarita (Margot para los amigos) comparte y cuida con su familia, un jardín maravilloso, en un lugar recóndito del barrio de Reboriu de Muros de Nalón, por donde yo había pasado numerosas veces, sin que la “casualidad” lo hubiera puesto ante mis ojos.

Lo mas bonito de la noche del pasado sábado, no es que yo descubriera el jardín, sino que lo hicieran mas de un centenar de personas de todas las edades, que habíamos a acudido a una fiesta, a la que había convocado la anfitriona.

Confieso que yo, al igual que la mayoría de asistentes, quedamos conmovidos por el entorno, por el diseño del jardín, por el aire que se respiraba y por la energía que allí se movía. Todo ello  adornado con las notas de una música que resonaba en el cuerpo y arrancaba emociones de integración con el propio jardín y con las personas allí presentes. En la segunda parte del espectáculo, las imágenes y el sonido de un “teatro de sombras” nos trajeron evocaciones de cuan grandioso puede ser un arte hecho con técnicas simples y corazones enormes.

Gracias Margot por haber abierto, de par en par, las puertas de tu casa y de tu corazón a vecinos y amigos.

 

Día de setas…en San Esteban

Cesto de setas de uno de los participantes de la jornada

Cesto de setas de uno de los participantes de la jornada

¿Al final, fuisteis a por las setas? Esta fue la pregunta más repetida del fin de semana en San Esteban de Pravia.

Como previsto, a las 10:00h de la mañana ya todos estábamos en la explanada, frente al Club Náutico San Esteban (organizador del evento, con la colaboración de la agrupación de voluntariado Nueva Colonia y la asociación micológica de Mieres La Pardina). Los amigos de La Pardina fueron los primeros en llegar. Ellos iban a ser nuestros guías y el motor de la exposición que tendría lugar por la tarde.

Nos subimos a los coches y nos fuimos al monte. Nos dividimos por grupos y los resultados saltan a la vista.

La tarde dio para mucho. Pinchoteo con “sabor a setas” por los restaurantes de San Esteban que, todo hay que reconocerlo, hicieron un esfuerzo considerable por diseñar para ese día una tapa o plato con la seta como actriz principal. Setas caramelizadas, revueltos de setas, croquetas de setas, …

La tarde se completó con una exposición en la sede del náutico. Un trabajo de clasificación de todo lo recogido (más algunas variedades especiales traídas por los amigos de La Pardina) que ofreció la mayor variedad de setas jamás presentadas en este concejo. Expectación e interés fueron las notas dominantes, junto con un goteo constante de visitas durante las dos horas de exposición.

El diario La Nueva España también se hizo eco del evento.

Conclusión, el próximo año…REPETIMOS!!!