Archivo de la etiqueta: sanación espiritual

LA ENFERMEDAD: ¿ENEMIGA O ALIADA?

Carmen Álvarez Herrero

Catedrática de Genética

Desde una visión holística, podemos contemplar al hombre como la combinación armónica de distintas dimensiones o “cuerpos”, cada uno de ellos formado por campos de energía que vibran en distintas frecuencias; ya que, como dice la Física, todo lo que se manifiesta en el universo es energía que se expresa en formas distintas. Así, los campos que vibran en frecuencias mas bajas se manifiestan en formas mas densas, como nuestro cuerpo físico, y se pueden detectar a través de los sentidos; mientras que los que vibran en frecuencias mas altas, son mas sutiles, y a veces pueden detectarse con instrumentos especiales (como el campo energético). Así pues, podemos distinguir un cuerpo físico (biológico/energético), uno mental, uno emocional, uno afectivo y uno espiritual. Estos cuerpos lejos de formar entidades separadas, están íntimamente relacionados; de forma que se comunican entre si y se retroalimentan, amalgamándose unos con otros, en un todo indivisible.

Según la Biología, todos los seres vivos estamos dotados de una especie de sabiduría biológica, llamada homeostasis, encargada de mantener el equilibrio funcional de nuestro cuerpo. Esta idea de equilibrio homeostático no solo se aplica al cuerpo físico, sino que puede hacerse extensiva a la totalidad de cuerpos que conforman el ser humano, de forma que cuando se altera la relación armónica entre ellos, surge la enfermedad. Aunque los síntomas de la enfermedad sean mas patentes en alguno de los “cuerpos”, todos se ven afectados en alguna medida por ese desequilibrio. Así, si hablamos de una enfermedad mental, podemos pensar que solo afecta al cerebro y a la mente; y sin embargo, también hay alteraciones en el cuerpo energético y espiritual del paciente.

La enfermedad se presenta en nuestra cultura como algo malo, amenazante, que debemos eliminar; y al enfermo se le considera como una víctima de errores de la naturaleza, o de la mala suerte. En contraste con esta visión negativa, y manteniendo la visión holística de nuestra realidad, proponemos contemplar la enfermedad como un clamor de nuestro organismo para delatar que “algo” se ha desequilibrado, y darnos una oportunidad para reparar ese desajuste. Así, se está empezando a considerar la enfermedad, no como un accidente, o una calamidad fatídica sin sentido, sino como una solución para sobrevivir, y sacar a la luz problemas anclados en nuestros cuerpos, a fin de solucionarlos. Por tanto, ya no debemos considerar a la enfermedad como un enemigo contra quien luchar, sino como un aliado, o un amigo que nos trae un mensaje para alertarnos de que algo no va bien en nuestra vida.

En nuestra cultura, las terapias para afrontar la enfermedad, se han encaminado mayoritariamente hacia el cuerpo físico, mientras que en otras culturas, ancestrales y modernas, en que se le da a la enfermedad un significado que trasciende lo meramente físico, las terapias se orientan hacia dimensiones mas sutiles del ser humano, como la energética o la espiritual, dimensión que está emergiendo con una extraordinaria fuerza en nuestra sociedad. De hecho, existe abundante documentación sobre la idea que cuando se reordena la dimensión espiritual, se equilibran los niveles mas groseros, llegando incluso a ocurrir la sanación biológica.

En este sentido, está surgiendo en muchos países, incluido España, un tipo de Medicina llamada integrativa, que no solo atiende al cuerpo físico, sino que también contempla la mente, las emociones y el espíritu, con el fin de recuperar la armonía entre los distintos “cuerpos”, que en definitiva es lo que permite la total sanación. Este tipo de medicina, además de la tradicional, incorpora otras terapias minoritarias, llamadas “alternativas”, que en nuestra cultura occidental son menos conocidas. Con ello se pretende hacer uso de un espectro amplio de terapias complementarias para restablecer nuestro equilibrio homeostático.

Anuncios