Archivo de la etiqueta: william campbell

Más vale tarde que nunca

Carmen Álvarez Herrero

El premio Nobel de Fisiología y Medicina del 2015 ha sido concedido a tres investigadores, por haber descubierto tratamientos innovadores contra enfermedades causadas por parásitos, como lombrices intestinales (p.e. Filariasis) y Malaria, con las drogas Avermectina y Artemisinina, respectivamente. Los galardonados tienen en común el haber apostado por buscar en la naturaleza los remedios contra enfermedades.

premio NobelPor un lado, el microbiólogo japonés Satishi Omura, buscando principios bioactivos en bacterias del grupo Streptomyces, que viven en el suelo, descubrió la Avermectina. Posteriormente el científico británico William Campbell demostró que este producto era altamente eficaz contra parásitos de animales y humanos. Los dos artículos derivados de estos hallazgos se publicaron en 1979.

Por otra parte, la terapeuta china Youyou Tu que usaba plantas de su medicina tradicional para combatir la malaria, encontró que la Artemisa annua resultaba ser buena candidata para explorar su potencial. Tras rebuscar en los viejos tratados de medicina china, dio con el método adecuado para extraer su principio activo, la Artemisina. Finalmente. Tu demostró que esta sustancia era altamente efectiva contra la malaria, tanto en animales como en humanos y que su alta actividad era debida a que actúa sobre un estadio temprano del parásito. Los hallazgos de Tu fueron publicados en 1981.

La noticia del galardón tiene una triple lectura de bienvenida: 1): Los principios activos a los que alude, se obtienen directamente de organismos vivos, sin requerir complejos procesos de aislamiento y purificación, lo que reafirma la tesis de que “la farmacia está en la naturaleza”. 2- Las enfermedades parasitarias a las que van dirigidos, afectan a las poblaciones mas pobres del mundo, y la facilidad para extraerlos de organismos, en los que la madre tierra es generosa, hace que los tratamientos sean “supuestamente” muy asequibles. 3) Haber concedido el premio más prestigioso del mundo a científicos de “a pie” que no figuran en ningún “ranking” de popularidad; es más Y.Tu, “simplemente” pertenece a la Academia de Medicina Tradicional China. Por todo ello, debemos felicitar al comité del Nobel de este año, por haber puesto sus ojos en temas e investigadores, con perfiles mucho mas humildes de los que estamos habituados a ver.

Sin embargo, hay algo que llama la atención y que suscita ciertas suspicacias: el hecho de que hayan transcurrido 25 años desde la publicación de los “trabajos semillas” de estos premios y el reconocimiento de su repercusión en la medicina mundial. Esto nos hace pensar en posibles resistencias de tipo político/económico que finalmente han sido soslayadas por la cordura del comité del Nobel. Por tanto, parece oportuno decir aquello de que “mas vale tarde que nunca”